miércoles, 31 de octubre de 2012

Falacias

Hoy en el desayuno hemos hablado sobre aquellas preguntas a las que des la respuesta que des, siempre significa lo mismo.

-¿Quieres café? 
- ¿Te pongo azúcar?
No
- ¿Seguro?
Sí (es decir, sí estoy seguro de que no quiero azúcar)
No (es decir, seguro, no quiero azúcar)

- Te he cogido la raqueta de tenis, ¿no te importa, no?
Sí (osea, no me importa)
No (No me importa)

Y así nos pasamos el desayuno pensando en estas preguntas vitales y me acordé de cuando en 2o de bachillerato mi profesor de filosofía Melchor Mur nos explicaba los silogismos universales, las falacias del argumento ad baculum, ad populum... 

Lo que más recuerdo es que cuando veía silogismos que entendía, Mur me mostraba que ese sistema de premisas era absurdo o falso, y te desesperabas un poco - me tomas el pelo o qué tal?- Pero era divertido, porque sus ejemplos, que los pillaba de internet claro, nos hacía reír un rato:




"Dios es amor. El amor es ciego. Steve Wonder es ciego. Conclusión: Steve Wonder es Dios"

"Me dijeron que Yo soy nadie. Nadie es perfecto. Luego, yo soy perfecto. Pero, solo Dios es perfecto.
Por lo tanto, Yo soy Dios. Si Steve Wonder es Dios. Yo soy Steve Wonder! Mierda! Soy ciego!"




2 comentarios: